una pandémia a la vista en la capital de Ricardo Álvarez

Tegucigalpa.- La población capitalina expresa el miedo y el descontento que tiene ante la oleada de dengue clásico y hemorrágico que abate no solo a Tegucigalpa sino, a todo el país.

la Capital de Ricardo
La capital de Ricardo

En forma irresponsable se le ha dado prioridad al reintegro de  Honduras  a la OEA. Son realmente nulas las acciones que se dan para evitar la pandemia que se ve venir a corto plazo.

Con un poco de humo no se mata a este asesino, el Aedes Aegypti, el dengue no hace distinción de clases, en lo que va de la semana han muerto una odontóloga, una ejecutiva, el ex cónsul de Italia, y lo más triste, niños de todas las edades, donde  está el código de la niñez, que ahora ya ni lo mencionan.

Como se había vaticinado, esto ya se le fue de las manos a los de salud pública, cuanto tiempo valioso se ha perdido, con ese “hilarante” anuncio televisivo del doctor, “Tucky” Bendaña, en el que decía que aplaudiendo se mataba el zancudo transmisor del dengue.

Esto que vive el pueblo hondureño es parecido a la famosa peste negra. Con la salvedad que nosotros no necesitamos identificar el vector que lo provoca.

La secretaría de Salud debe de actuar de manera preventiva y no “post mortem”.

Uno de los que más culpa tienen, es Ricardo Álvarez, puesto que esté alcalde ha convertido con su negligencia, a la ciudad capital en un autentico basurero. Grandes promontorios, zancudos en larva es lo que se pueden observar al acercarse a ver semejante cerdada.

Esto no creo que pueda ser olvidado fácilmente por el pueblo hondureño, que lo más lógico es que no lo apoyará cuando se “lance” a la pesca de la Presidencia de la República.

Ricardo Álvarez, es una persona que actúa irresponsablemente, a partir de hoy les mostraré cual es la capital de esté tipo, y que sería una locura que se alargue el periodo edilicio, lo que no sirve se cambia, no se porque esté sujeto no renuncia.
¿Será esperando el peaje?. Como dice el refrán, Río revuelto ganancia de pescadores. Me extraño mucho la propuesta del Doctor Mario Rivera Vásquez, cuando dijo que a cada diputado se le diera un millón de Lempiras para que ayude a su comunidad.

Cuantas veces habrá que decir que nuestro país está inmerso en una gran corrupción a todos los niveles, lo que nos ha valido para ser reconocidos como el “orgullo” de la mandrakada, desde el más alto funcionario hasta el gato como se le dice a los de menos recursos y/o desempeñan un cargo de bajo perfil.

En la gráfica podemos observar la gran cantidad de basura acumulada, ya en estado de putrefacción, lo comico del caso, es que frente a esté basurero, está una posta policial, y al otro lado, el Instituto Hondureño de seguridad social (IHSS), ¿cómo se puede decir que están trabajando por la capital? y el señor secretario de salud, ¿será que nunca va a dar su “ronda por el seguro”?, seguro que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s