Muchos ven el futuro a través de sustancias un poco sicodélicas

Nostradamus ha fascinado a la humanidad con sus palabras casi incomprensibles, pero cuando ocurre un hecho rápidamente se busca la cuarteta a la cual se le ha de dar crédito. Todo se debe en cierta forma a su manera de entrar en ese mundo desconocido a través del trance, Nostradamus se sentaba en un rincón, frente a un trípode que mantenía

David Koresh
David Koresh

un envase de agua en suspensión, de ahí pasadas unas horas comenzaba a “ver” el futuro. Esté realmente es un método poco fiable, cualquiera podría confundirse y comenzar a desvariar, hablando de inundaciones, Sigue leyendo